Actitud Mental Positiva

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Cuanto más autocontrol tienes, menos quieres controlar el exterior. En consecuencia, tomas mejores decisiones. Y decidir cómo te sientes en este momento, depende de ti.

 

Tener una actitud mental positiva, es ver las cosas tal como son, de manera objetiva, es ver tanto lo bueno como lo malo de cada experiencia. Es sacar un aprendizaje de cada situación “difícil” que atraviesas, con el propósito de que no vuelvas a repetir los mismos errores en un futuro. De hecho, es normal equivocarse, pero cometer el mismo error por segunda vez es inaguantable.

 

Cultivar una actitud mental positiva, sin duda alguna te hará enfrentar con mayor eficacia las situaciones “difíciles” que estés atravesando, de modo que no te sentirás deprimido y al contrario, sabrás que tienes una nueva oportunidad para evaluar las áreas en las que tienes que mejorar.

 

Para desarrollar una actitud mental positiva deberás tener control de ti mismo, tanto de tus pensamientos como de tus emociones. Esto lo puedes lograr siendo un observador externo de ti mismo y de la situación, observar lo que estás pensando y lo que estas sintiendo en una determinada situación te permitirá ver que tú no eres lo que piensas, ni tampoco eres lo que estas sintiendo, porque eso es sólo el resultado de la experiencia misma que estas teniendo en este momento o recordando.

 

Cuando tienes control de ti mismo, puedes tomar la decisión de sentirte mejor, además de ser más inteligente sobre con quién, cuándo, cuánto, y a quién dar… Y así, cuando más autocontrol tienes menos tienes la necesidad de controlar el exterior, y por el contrario cuando más quieres controlar el exterior, menos autocontrol tienes.

 

Por otro lado, cuando te autocastigas (sientes culpa, miedo, dolor, sufrimiento, etc) estás consumiendo una gran cantidad de energía que podrías utilizarla para focalizarte en aquello positivo que te está brindando esa situación.

 

La actitud mental positiva, te ayudará a fomentar la paciencia para contigo y con quienes te rodean. Por ejemplo, cada que sientas ira, tristeza, etc. Detente a pensar ¿porque estoy sintiendo esto?, y no tienes por qué decir lo piensas y sientes en ese momento, puedes mejor calmarte y cuando te sientas más tranquilo, puedes externarlo.

 

Un gran consejo para tener una actitud mental positiva es, asociar siempre los recuerdos agradables como un observador activo; es decir, revivir la experiencia sintiendo las emociones de la experiencia misma. Y las experiencias desagradables, recordarlas como un observador externo; observar la situación desde  fuera, no revivir las emociones, solo observar. Esto te ayudará a tener una perspectiva más objetiva de la situación y desde luego te permitirá sentirte mejor  y así, tomar mejores decisiones, sobre cómo te sientes, y que harás a partir de cada experiencia.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

1 comentario en “Actitud Mental Positiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *