Cómo potenciar tu autoestima

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

“¿Cómo me siento acerca de quién soy?”

La respuesta, amigos, es la autoestima.

Hay dos clases de autoestima, la global y la situacional. La primera responde a lo que somos y es normalmente constante. Forma parte de nuestra personalidad. La situacional, a diferencia de la anterior, fluctúa, dependiendo de las circunstancias y los acontecimientos vitales. Puede ser alta en el trabajo y baja en casa, por ejemplo.

La baja autoestima es la evaluación negativa de uno mismo. Este tipo de evaluación suele ocurrir cuando alguna circunstancia que encontramos en nuestra vida toca nuestra sensibilidad. Personalizamos el incidente y la experiencia física, emocional, y cognitiva quedan tocadas.

Este tipo de situación puede resultar alarmante y llevarnos a actuar de una manera autodestructiva. Cuando eso sucede, nuestras acciones tienden a ser impulsivas; nos sentimos molestos o bloqueados emocionalmente; nuestro pensamiento se estrecha; nuestra capacidad de auto-cuidado se deteriora; perdemos nuestra autoreferencia y podemos buscar tener el control de una manera patológica.

Elevar la autoestima global es posible, pero no es fácil. Este tipo de autoestima crece a medida que nos enfrentamos a nuestros temores y aprendemos de nuestras experiencias. Aquí te dejo algunas técnicas muy útiles para ayudar a elevar tu autoestima:

1. Autodiálogo positivo
La forma de pensar sobre uno mismo tiene una gran influencia en tu autoestima. Cuando de continuo piensas que no eres bueno en lo que sea, al final serás malo en ello. Si notas que practicas la autoconversación negativa a menudo, en breve explicaré algunas formas en que puedes desafiar tus pensamientos negativos y construir tus niveles de confianza.

2. No te compares con los demás

Puede ser muy tentador medir nuestro propio valor frente a otras personas. Pero no pierdas el tiempo con imposibles. Busca cuáles son tus fortalezas y potencialas.

3. Ejercicio

El ejercicio ayuda a mejorar tu estado de ánimo. Así de simple.

4. No tender a la perfección

Es realmente genial si quieres hacer las cosas bien, pero ten en cuenta que la perfección no existe: mejor llega a un acuerdo con tu humana imperfección .

5. No te rindas cuando cometas un error

Todo el mundo en el planeta comete errores – es parte de nuestra naturaleza humana básica.  ¿Por qué tú deberías ser diferente? Aprende simplemente de ese error y sigue adelante.

6. Enfócate en las cosas que se puedes cambiar

Es absurdo perder toda tu energía en pensar en cosas que no se pueden cambiar. ¿Por qué no fijarte en algunas de las cosas que están en tu poder para controlarlas y ver lo que puedes hacer con ellas?

7. Haz las cosas que te gustan

Si estás haciendo las cosas que te gustan es más probable pensar positivamente. Prográmate tiempo para la diversión y la relajación todos los días.

8. Celebra las pequeñas cosas

Empieza desde abajo y sé paciente

9. Sé amable y considerado

Ayuda a los demás y te ayudarás a ti mismo

10. Rodéate de gente de apoyo

Evita o al menos minimiza el tiempo alrededor de personas que te depriman. Encuentra un grupo de personas que te hagan sentirte bien contigo mismo y evita aquellos que tienden a desencadenar tus pensamientos negativos.

 

Si te ha parecido útil este post no olvides compartir en tus redes sociales 🙂

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *