La niña psicópata

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Los padres adoptivos de Beth Thomas acudieron a la consulta del Dr. Ken Magid, a causa de la aparición de diversas conductas extrañas y poco apropiadas.

La niña había empezado a comportarse de manera violenta, agrediendo a su hermano, y padres, además de maltratar y matar a algunos animales.

Además, Beth empezó a tener comportamientos sexuales poco adecuados para su edad: se masturbaba en público de manera agresiva, a veces incluso se producía heridas.

Agresiones y conductas sexuales:

En 1992 el canal HBO emitió un documental acerca de la infancia de Beth, el cual estremeció al mundo después de escuchar como una niña tan pequeña deseaba ver muertos a sus padres y hermano.

Durante sus muchas sesiones de terapia, Beth admitió que había agredido a su hermano: le daba cabezazos contra el suelo, le clavaba alfileres en sus partes íntimas, además de darle patadas a sus genitales. Incluso reconoció que en una ocasión había intentado matar a su hermano, y según ella, lo hubiese conseguido de no ser por la aparición de su madre en la habitación.

También le habló al doctor sobre sus pensamientos acerca de la posibilidad de matar a sus padres adoptivos.

Además también reconoció haber maltratado a las mascotas de la família, y haber matado a varios animales silvestres que había encontrado por los alrededores de su casa.

Beth habla de sus masturbaciones o el doctor Magid. Explica que se masturba todos los días, y que en una ocasión sus partes cogieron “muy mal aspecto” y tuvo que ir al médico.

La madre explica que la niña se masturbaba frecuentemente en las situaciones menos apropiadas, por ejemplo, en una ocasión empezó a hacerlo violentamente en un parking público ante la mirada de diversos desconocidos. Muchas veces incluso se inflingia heridas y empezaba a sangrar.

Uno de los diálogos de Beth con su psicólogo:

  • ¿La gente te teme Beth?

  • Sí.

  • ¿Quién te teme?

  • Jon (su hermano).

  • ¿Por qué?

  • Porqué le hago mucho daño.

  • Y por las noches, ¿qué hacen tus padres con la puerta de tu habitación?

  • La cierran con llave.

  • ¿Por qué lo hacen?

  • Porqué no quieren que haga daño a Jon.

  • ¿Y también tienen miedo de que les hagas daño a ellos?

  • ¿Lo harías?

  • Sí.

  • ¿Cuando lo harías?

  • Por la noche.

  • ¿Y que les harías?

  • Apuñalarlos con un cuchillo.

Aquí puedes ver el vídeo del reportaje emitido por la HBO:

Si has visto el vídeo podrás comprobar el tono calmado y frío de Beth explicando lo que le hace a su hermano o a los animales que maltrata. Reconoce no sentir ningún tipo de remordimiento ni culpa, lo cual muestra una falta total de empatia, y que conforma un rasgo característico de los psicópatas adultos.

Antecedentes:

Beth Thomas y su hermano quedaron bajo la tutela de su padre biológico después de que su madre muriera. Éste, abuso sexualmente de ambos durante mucho tiempo. Afortunadamente los médicos detectaron los abusos y la custodia de los dos hermanos fue retirada.

Los niños fueron encontrados de una manera deplorable; Beth se alimentaba de una caja de cereales y Jon (su hermano), estaba envuelto en sus propios orines y con el pañal sucio.

Después de que Beth de 19 meses y su hermano de 7 meses fuesen adoptados por una pareja cristiana, la pequeña empezó a tener unas pesadillas recurrentes, en las que un hombre se “caía encima suyo y la hería con una parte de él”.

Estaba claro que Beth, inconscientemente, estaba empezando a recordar algo que había desterrado en su inconsciente, y eso empezó a manifestarse en sus conductas.

Pero, ¿por qué Beth se comportaba de esa manera? ¿Qué quería conseguir?

Lo cierto es que ella misma reconoce el hecho de ser totalmente consciente de que sus actos infligen dolor y sufrimiento en las demás personas. Pero eso es precisamente lo que busca Beth, y reconoce estar contenta con ello, ya que su objetivo con ese comportamiento es hacer sentir a los demás, lo que su padre le había hecho sentir a ella con sus abusos.

El diagnostico:

Después de su famosa entrevista, el Dr. Magid consiguió que Beth fuera internada en un centro especial para niños con problemas de comportamiento.

Fue diagnosticada con un grave trastorno de apego. Éste se caracteriza por producir trastornos de desarrollo, y propiciar formas inapropiadas de relacionarse socialmente en diversos contextos.

El DSM-IV-TR especifica que existen dos subtipos de trastorno de apego: el inhibido y el desinhibido. Ambos coinciden en los siguientes criterios:

  • Relaciones sociales marcadas por el desequilibrio y desarrolladas de forma inapropiada en la mayoría de contextos.

  • Se inicia antes de los cinco años.

  • Existe un historial de abandono.

  • La falta de una figura de apego identificable.

Se sabe que dicho trastorno suele aparecer tras un sentimiento severo de abandono, abuso, trato inadecuado, así como de una indiferencia persistente antes las necesidades básicas emocional o físicas del niño.

La asombrosa recuperación de Beth:

El reportaje acaba con una imágenes de Beth durante su tratamiento, así cómo una última entrevista en la que se la vuelve a ver narrando otra vez los mismos hechos que en la primera entrevista. Pero esta vez es diferente, Beth empieza a mostrar sus emociones, admite estar arrepentida de haberle hecho daño a su hermano, e incluso llora al recordarlo. Actitud muy diferente a la de las primeras imágenes del reportaje, en las que aparecía con una falta total de empatía.

Actualmente Beth trabaja como enfermera y lleva una vida totalmente normal.

Esto nos hace replantearnos la importancia que tienen los primeros años de vida de cualquier, y la influencia que pueden tener los hábitos de crianza en su desarrollo afectivo.

Pero además, supone una gran esperanza, ya que nos hace darnos cuenta que no existe ningún “caso perdido”. Cualquier niño puede recuperarse con una buena terapia psicólogica.

Sin ninguna duda, la historia de Beth Thomas es un gran ejemplo de superación.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

1 comentario en “La niña psicópata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *