La clave para disfrutar con tu trabajo: el estado de flujo

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Uno de los conceptos más interesantes que la psicología positiva ha sacado a relucir es el de “flujo” o “estado de flujo” concebido por Mihaly Csikszentmihaly en la década de los 70.

La idea se le ocurrió entrevistando a personas que parecían vivir una vida plena, ya fuera trabajando o en actividades de ocio; no se trataba únicamente de artistas o creativos, sino de personas con todo tipo de empleos.

Csikszentmihaly observó que todas estas personas describían una sensación parecida cuando estaban inmersas en una actividad placentera que se les daba bien. Todos llegaban a un estado mental en el que perdían la noción de sí mismos, en que las cosas sucedían de forma automática: una sensación de fluir.

¿Qué se siente en un estado de flow?

Seguro que habrás oído alguna vez que el tiempo pasa volando cuando se está disfrutando de lo que se está haciendo, ¿verdad? Pues eso viene a ser un poco la idea del “estado de flow”.

Nos sentimos implicados, centrados y absortos. Sabemos qué hay que hacer y cómo lo estamos haciendo.

Un músico sabe cómo ha de tocar una pieza y si lo está haciendo bien, así como un deportista sabe como efectuar una determinada jugada.Músico en estado de flujo.

El estado de flujo nos hace sentir sensaciones de serenidad, claridad y pérdida de la noción del tiempo. ¡Imagínate cómo seria experimentar estas sensaciones en tu trabajo!

Estado de éxtasis

Csikszentmihaly comparó el estado de flow con un estado de éxtasis. Gran parte de la satisfacción que proporciona el flujo procede de la sensación de sentirse ajeno a las preocupaciones diarias, de salir de la realidad cotidiana y de salir de uno mismo.

Por tanto sabemos que el “fluir” es la clave para disfrutar de cualquier actividad, y por tanto de lograr una vida plena.

¿Sabías que disfrutar de las actividades laborables puede llegar a ser más satisfactorio que disfrutar sólo con las actividades de ocio?

¿Cómo llegar al estado de flujo?

Se estudiaron casos de personas que lograban encontrar este estado de flujo con regularidad en sus actividades laborales y se percató de algo interesante:

El estado de flujo aparece cuando el reto que supone la actividad en cuestión se corresponde con las capacidades de la persona, cuando la tarea es factible pero exigente, y que esta requiere una concentración total.

Sólo un equilibrio razonable entre la capacidad y la dificultad puede llevar al estado de flujo.

Figura 1.

Figura 1.

¿Qué pasa cuando no existe este equilibrio? En el caso que las capacidades y habilidades de la personas no sean suficientes para realizar tarea, esta genera ansiedad, y si ésta es demasiado sencilla, crea aburrimiento y apatía.

Según Csikszentmihaly, en la vida sólo existen tres tipos de personas: las excesivamente preocupadas o estresadas, las aburridas y sin ningún tipo de motivación, y por último, las que fluyen.

Entonces, el estado de flow no deja de ser un equilibrio entre los otros dos estados (fig.1) y encontrarlo, está claro que no es tarea fácil. ¿Cuánta gente conoces que esté en ese punto?

Claves para alcanzar el flujo:

  • Intentar hacer las tareas como si fueran juegos.
  • Concentrarse en ellas.
  • Buscar la trascendencia, el éxtasis.
  • Fijarse metas.
  • Dejarse ir.
  • Vencer la apatía.
  • Controlar el estado de conciencia.
  • Buscar la máxima eficacia, que no significa el máximo esfuerzo.

Libros interesantes sobre el estado de flujo:

  • Fluir: una psicología de la felicidad (1990) de Mihaly Csikszentmihaly.
  • Creatividad (1996) de Mihaly Csikszentmihaly.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

1 comentario en “La clave para disfrutar con tu trabajo: el estado de flujo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *